Bendecidos en el Cumplimiento de Dios

Por Obispo Frank Picón

Introducción

12669579_10153461931669389_4384468740759955986_nLas cosas malas que nos suceden no son consecuencias de los pecados de nuestros antepasados. Las enfermedades hereditarias (Diabetes, Obesidad, Hipertensión Arterial, Cáncer, etc.), intentos de suicidio, divorcios, infelicidad, miseria, ruina, desviaciones sexuales, idolatría, etc, no son producto de una maldición generacional.

1 Timoteo 1:4

“no presten atención a fábulas y genealogías interminables…”

Las cosas antes mencionadas, son problemas de una conducta que se aprende y no es algo genético que se hereda. Hoy es tu día para ser libre de esta mentira y herejía que está atormentando tu vida o la de un conocido.

Comenzamos nuestra liberación de cualquier falsa doctrina con relación a la maldición generacional en Éxodo 19:1-3

“En el mes tercero de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mismo día llegaron al desierto de Sinaí. 2 Habían salido de Refidim, y llegaron al desierto de Sinaí, y acamparon en el desierto; y acampó allí Israel delante del monte. 3 Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel”

Exodo 20:1-5

“Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. 3 No tendrás dioses ajenos delante de mí. 4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad (Heb. Avvon = iniquidad = los malos hábitos o mala conducta) de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”

¿Qué padres y sobre qué hijos?

Sobre padres de la casa de Jacob, y sobre los hijos de Israel que fueron sacados de la tierra de Egipto.

Otra observación que debo mencionarles es la palabra “hasta”. Indica el término de tiempo, lugar, acciones, cantidades. No establece un eterno presente. Sino que posee una finalidad.

Las palabras del Eterno para Israel nunca fueron diseñadas para ser continuas. Mira lo que Dios mismo dice a través del profeta Daniel:

Daniel 9:24

“Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo (¿Qué pueblo? El pueblo de Daniel – Israel natural) y sobre tu santa ciudad (¿Cual era la ciudad santa de Daniel? Pues, Jerusalem), para terminar la prevaricación (delitos), y poner fin al pecado, y expiar (borrar) la iniquidad (la culpa de los malos hábitos), para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos”

Aquí está el enfoque correcto que debes darle a tu vida y no preocuparte si tu situación vino por una cadena de conducta de su parentela:

1. Había una justicia perdurable prometida por Dios;
2. Había una garantía de lo que estaba mirando Dios;
3. Había una profecía decretado por Dios; y
4. Había un ungido para los declarados santos, separados desde antes de la fundación del mundo.

Vamos a mirarlo mas de cerca:

JUSTICIA PERDURABLE

Mateo 6:33

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Aquí Jesus le habla a Israel, a los descendientes que escucharon los mandamientos de Dios en el Sinaí. Jesus les dice que debían buscar la promesa de la JUSTICIA, gozo y paz espiritual que venía con él. Eso fue buscar el reino de Dios y su justifica.

Jesus fue a la cruz, murió y resucitó. Lo terminó todo allí. Cerró el capitulo de la condenación. Dios reconcilió al mundo consigo a través de él. Mira lo que nos revela Pablo:

Romanos 3:21-26

21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios (la perdurable / eterna), testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia (manifestar su gloria), a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Entonces, si en el vv. 21 dice que se ha manifestado la justicia de Dios, ¿quien es la justicia de Dios?

Muchos pensarán que es Cristo y están correcto. Pero el sacrificio de Cristo expandió la atribución de quien es la justicia de Dios. Mira lo que Pablo revela a los de Corinto:

2 Corintios 5:21

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que NOSOTROS fuésemos hechos justicia de Dios en él”

¿Quien es el “NOSOTROS? Bueno, los corintios, él y todos los que reciben la abundancia de la gracia y el don de justicia. Eso nos incluye a ti y a mi. Los santificados (los separados por Dios) que fuimos perfeccionamos en Cristo.

Cuando nos manifestados como justicia de Dios, nos manifestamos en la nueva gloria, la postrera.

SELLO DE LA VISIÓN (la garantía de lo que estaba mirando Dios)

Efesios 1:13

En él (Cristo) también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él (Cristo), fuisteis SELLADOS (pasado) con el Espíritu Santo de la promesa.

Fuimos aprobado, garantizado, perfeccionado, preservados, eternizado al creer en Cristo y ser habitados por el Espíritu Santo, por Dios mismo. En Cristo, estamos escondidos en Dios.

Cuando nos manifestados como los sellados con el Espíritu Santo, nos manifestamos en la nueva gloria, la postrera.

LA PROFECÍA (decretada por Dios)

2 Pedro 1:19

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

¿Cual es esa palabra profética?

17 Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.

Cuando nos manifestados como creyentes del mayor cumplimiento profético, Cristo, nos manifestamos en la nueva gloria, la postrera.

UNGIR AL SANTO DE LOS SANTOS

Hechos 2:36

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, DIOS LE HA HECHO Señor y CRISTO”

No se puede asumir un Reino, una autoridad, un señorío, sin antes haber sido ungido. El ser llamado Cristo, implica que Jesucristo fue y es, el Ungido de Dios. Pero eso no se quedó ahí.

1 Juan 2:20

“Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”

Cuando nos manifestados como ungidos del Santo, nos manifestamos en la nueva gloria, la postrera.

Conclusión:

Tu y yo estamos ungidos por Dios también.

Es imposible concebir que un hijo de Dios pueda estar ligado a una maldición generacional cuando fuimos bendecido con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo Jesus. Eres parte de una bendición generacional. Y si tuvieras duda, el Apostol Pablo revela: “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:1-2).

Este fue su hermano y colaborador, Frank Picón, Obispo de la Comunidad Cristiana Eterno Pacto de Orlando. Para mas información, puede llamar al (407) 461-2286. Si vive en la Florida Central y no se está congregando, le invitamos los domingos a las 10:30 AM y los miércoles, a las 7:30 PM. Estamos en el 948 S. Semoran Blvd., Orlando, FL 32807

About the Author: cceporlando