El Nombre de Jesucristo

EL NOMBRE DE JESUCRISTO

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, HACEDLO TODO en el NOMBRE del Señor Jesús, dando GRACIAS a Dios, Padre por medio de él” (Colosenses 3:17).

Los seres humanos nos comunicamos, principalmente, de dos maneras: (1) A través de lo que decimos y (2) a través de nuestras acciones. Bueno o malo, así lo hace. Pero los hijos de Dios, lo hacemos todo de manera DIFERENTE; Lo hacemos bajo una AUTORIDAD DELEGADA del Creador mismo. Me explico.

La Palabra “NOMBRE” en el Nuevo Testamento, no siempre significa la designación que se le da a una persona, animal, cosa o concepto tangible para distinguirlo de otro, sino que en la mayoría de los casos, significa “AUTORIDAD”.

Este es el caso cuando declaramos algo en el NOMBRE de Jesucristo. Siempre que la Escritura menciona la palabra “NOMBRE” antes de Jesús o Jesucristo, se refiere a una “AUTORIDAD”. Hace referencia a una POTESTAD que logra alguien. Por lo general implica un poder gubernamental.

Cuando la Biblia habla del NOMBRE de Jesucristo, habla de la AUTORIDAD, del PODER y el GOBIERNO (Reinado, Reino) delegado a nuestro Señor Jesucristo por el Padre, Dios. Esta autoridad fue delegada al Hijo cuando fue recibido y sentado a la diestra del Anciano de los Días. Pablo escribe: “Y en ningún otro hay salvación; porque NO HAY OTRO NOMBRE (Autoridad, potestad), bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y LE DIO UN NOMBRE (Autoridad, potestad), que es SOBRE TODO NOMBRE (autoridad, potestad), para que en el NOMBRE (Autoridad, potestad) de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el SEÑOR, para GLORIA de Dios Padre” (Filipenses 2:9-11).

Ahora, ese mismo NOMBRE u autoridad delegado ESTÁ en cada uno de nosotros, en los hijos de Dios. Lo recibimos cuando fuimos trasladados de la potestad de las tinieblas al reino de Su Hijo. Somos hijos capaces, sea de palabras o hechos (obras buenas), de HACER TODO en el NOMBRE (la autoridad) del Señor Jesús, dando GRACIAS a Dios, Padre por medio de él” (Colosenses 3:17). Si has creído en Jesucristo, las obras que él hizo, las haremos nosotros también; y aun mayores las haremos, porque él fue al Padre (Juan 14:12).

Desde mi escritorio, disfruten de un lindo y bendecido día operando bajo la autoridad de nuestro Rey y Señor Jesucristo.

Obispo Frank Picón

About the Author: cceporlando