No Puedo Callar

Cuando la Biblia en el libro de los Hechos 4:34-37 relata que los santos ponían a los pies de los apóstoles el precio de lo que vendían, existe una explicación clara que NO es la de muchos llamados apóstoles, hoy en día. Me explico.

13532965_10153788621719389_2321482143423727646_nExistía una profecía de Jesus sobre la destrucción de la Jerusalén terrenal y el templo de los judíos (Mateo 22:7; 24:2; 34). Los apóstoles cuando predicaban y enseñaban hablaban de este evento venidero. Y los que venían al conocimiento que Jesus de Nazaret era el Mesías, vendían sus propiedades en la ciudad de Jerusalén porque se le hacía evidente que ésta sería totalmente destruida.

Obedeciendo las órdenes en la profecía de Jesus (Marcos 13:14-18; Lucas 21:21-24; Mateo 24:16-21), estos creyentes de Judea huían a los montes. Mientras esperaban este evento, tenían que comer. Por ende, cada uno de ellos, al vender sus propiedades, ponían a los pies de los apóstoles las finanzas; y se repartía a cada uno según su necesidad.

Lamentablemente, hoy unos que se dicen ser apóstoles presentan OTRO EVANGELIO, no que hayan dos. Es un evangelio o filosofía de falsa prosperidad donde enseñan que cada vez que tú creas recibir una “revelación”, se debe sellar (pactar) con una ofrenda; La traen a los pies de ellos en los altares. Esta práctica NO ES BÍBLICA.

Mi esposa en una ocasión le preguntó a un llamado apóstol sobre esta práctica y este citó este pasaje FORZANDO una interpretación errada (Hermenéutica Devocional). Obviamente, hicimos la corrección en amor.

Sembrar finanzas es bíblico, no me mal entienda. Inclusive, recompensar a un ministro competente de un Nuevo Pacto, si esta es su vocación, es una responsabilidad de la Iglesia (1 Corintios 9:14). En la gracia somos enseñados que “No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario” (1 Timoteo 5:18). Como toda vocación donde se labora, un ministro del evangelio que preside un ágape o un ministerio, es digno de su salario. Pero lo que se hace en estos foros como pueden ver en la foto de esta reflexión, NO LO ES.

Así que para aquellos, que por ignorancia, enseñan esta filosofía, cesen de inmediato de hacerlo. No es el diseño de Dios, trae incomodidad y acusaciones contra la Iglesia del Señor. El apóstol Pablo escribiéndole a Timoteo, le exhorta en una de sus cartas: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que USA BIEN (traza bien, correctamente) la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15). En Cristo, Obispo Frank Picón

About the Author: cceporlando