Nuestra Historia

Como fueron los comienzos de Comunidad Cristiana Eterno Pacto.

Todo comenzó en una humilde congregación en el municipio de Florida, Puerto Rico. En enero del 1973, un niño escucha la voz de Dios a través del que fuera su Pastor, Alberto Gonzalez Martinez. Dios le dice que: “sería Pastor y Maestro a las naciones”. Muchos años pasaron y este se desempeñó en varios ministerios de niños (Royal Rangers), jóvenes (Los Embajadores del Rey, Apresurar la luz, Presidente de la sociedad local y de distrito), música (músico de trompeta en la iglesia local, director y miembro de los Súbditos del Rey, participante de Talento Juvenil a nivel nacional, miembro de la confraternidad de jóvenes del Colegio Universitario y Tecnológico de Arecibo – C.U.T.A.).

En el 1981 ingresa en la Naval de los Estados Unidos de América. Se casa con una joven en el 1984, quien durante su niñez Dios, igual, le habló. Pero no audible. Dios habla de diversas maneras. Un familiar quien viajaba el mundo le regaló muchas tarjetas postales de diferentes ciudades y países. Pero, entre todas, ella seleccionó las  que le llamaron mucho la atención, las de Oviedo, España. Pero mas adelante podrán entender porqué aquella selección fue profética.

En el 1994, aquel niño, ya un adulto, casado y con dos hijos, vuelve a escuchar la voz de Dios en la Iglesia Ocean View Assembly de Norfolk, Virginia. En esta ocasión, rodeado de los ancianos de aquella congregación, y durante una despedida de sus hermanos, lo profético se desató a toda la familia. El esposo salía a cumplir una asignación militar en la base naval de Roosevelt Roads, Puerto Rico, y su familia lo acompañaba. A través del Pastor Wendell Hodges, reciben instrucciones que en aquel lugar serían formados para el servicio al Señor. Y así fue. Desde que llegaron, participaron de varias funciones en su congregación por siete años hasta que la cabeza del hogar se retira de las fuerzas armadas. Este matrimonio sirvió como músico, director del grupo de alabanza y adoración, diáconos, coordinadora de la guardería infantil y Camp Amor, líderes de células, Supervisores de células, ancianos, pastores de iglesias zonales, traductores, consejeros y maestros, hasta que Dios volvió hablar; Esta vez acerca de un ministerio fuera del contexto de la iglesia local e internacional.

En los últimos años de su estadía en Puerto Rico, Dios confirmó proféticamente el ministerio apostólico pastoral de este matrimonio y su familia. Inclusive, hacia el final de los siete años, se intensificó hasta que su Pastor, Carlos J. Cintrón, convencido del llamado, animó a la pareja a orar por dirección donde y cuando sería su próxima asignación ministerial. Poco después, Dios comienza a traer indicaciones claras y concretas a esta familia, sus pastores y la iglesia. En especifico, Dios reveló el lugar exacto donde comenzaría dicha asignación. Aquí es donde entran las tarjetas postales que la esposa había seleccionado entre todas. Dios había puesto el querer como el hacer en su corazón y cuando vino la palabra donde comenzaría el ministerio, lo entendieron todos como la confirmación.

En Octubre del 2001, esta familia es enviada durante una reunión de celebración. Por cierto, una pareja de diáconos de nuestra Comunidad Cristiana Eterno Pacto,  estuvieron presentes aquella mañana (Jaime Izquierdo y Zaida Matos). Ante una congregación que los vio crecer en diferentes frentes ministeriales, fueron enviados a la Florida Central para comenzar lo que en aquel entonces fue “La Casa de Adoración”.

Luego de unos meses, de la familia establecerse en su nuevo hogar, en enero del 2002 se manifiesta lo que comenzó en la mente de Dios; Se celebra la primera reunión en su casa, en el 2712 Bellewater Place, Oviedo, Florida. Presentes, además de la familia pastoral, estuvieron la esposa de un ex compañero militar que vivía en la ciudad, la agente de bienes raíces que les ayudó comprar su casa y la madre de la agente. Unos meses mas tarde, se comienza a buscar un local para llevar a cabo las reuniones. El grupo fue muy bien recibido por los ancianos y hermanos de la Oviedo Presbyterian Church, quienes accedieron a alquilarles su lugar de reunión por las tardes los domingos. Durante la semana, la iglesia se reunía como células en las casas.  Durante esos primeros años, se trabajó de forma voluntaria en la capellanía de la Unidad de Corrección del Condado de Orange y también se mantuvo un programa radial en Radio Luz donde se trataba los temas de familia y finanzas.

En septiembre 9 del 2009, la congregación alquila su propio lugar de adoración en el 7507 de Aloma Ave., en la ciudad de Winter Park. Fue allí donde comenzó la congregación a experimentar un mayor crecimiento en el conocimiento de la gracia. Es durante este tiempo, que los pastores, junto al liderazgo, y provocados por la iluminación del Espíritu, proceden en cambiarle el nombre a la congregación, el cual se le conoce como la “Comunidad Cristiana Eterno Pacto”. Cuatro años y medios más tarde, y al ver el crecimiento numérico mas las limitaciones de expandir y la insuficiencia de estacionamientos, comienzan a buscar un lugar mas amplio. Al no encontrarlo, deciden alquilar por las tardes, los edificios de la Iglesia Generacion de Fe en el 1840 N Goldenrod Rd, en Orlando. Por un año buscan hasta encontrar un local en el 948 S. Semoran Blvd. En abril del 2014 inauguran este lugar de adoración y capacitación donde actualmente Dios sigue iluminando el Reino de Dios llevando a la congregación de asignación en asignación.

En esta etapa de la congregación, se han reafirmados o establecidos los ministerios de:

  1. Servidores
  2. Jóvenes: Accepted
  3. Niños Exploradores del Rey o Royal Rangers
  4. Niñas: Girl’s MInistry
  5. Hombres: Hombres de Verdad
  6. Mujeres: Conectadas
  7. Matrimonios: UNI-2 en Amor
  8. Cantores y músicos
  9. Comunicaciones
  10. Café con Dios

Este matrimonio del cual trata esta historia y que aún se sigue escribiendo capítulos en el cielo y manifestándose en la tierra, son los Pastores Fortunato “Frank” & Lourdes Picón, Obispos y Ancianos de la Comunidad Cristiana Eterno Pacto. Junto a los ancianos, diáconos, líderes de los diversos ministerios y, toda la Iglesia local, estamos listos para servirles una palabra de Reino, llena de gracia y verdad, que edifica, exhorta y consuela. Lo haremos bajo la visión de “Amar incondicionalmente y reinar en vida” y una misión de “crear conciencia al mundo de lo que YA Dios hizo en Cristo Jesús”. Lograremos la visión educando a cada bendecido, y brindándole la oportunidad de que ellos reflejen a Dios en todos los estratos de sus vidas. La misión la lograremos, trayendo a conciencia una sana doctrina del conocimiento de Dios y del misterio revelado, Cristo. Le invitamos a que venga con nosotros y crezcamos juntos en este camino tan hermoso de servicio y reinado en vida.